El atracón de deuda basura de los perforadores de esquistos para mantenerse en la rueda sinfín

Por su interés público, traducimos al castellano y colocamos en nuestra web esta noticia de Bloomberg, una compañía estadounidense que fundó el anterior alcalde de la ciudad de Nueva York, con ayudas varias, entre otros de Salomon Brothers y un 20% de inversión de Merryl Lynch. Bloomberg ofrece software financiero para análisis y plataformas de comercio de capital, servicio de datos y noticias para las empresas financieras y organizaciones en todo el mundo, datos y noticias. Tiene una tercera parte del mercado, similar a Thomson Reuters. Es decir, alguien nada sospechoso de ser un apocalíptico o un pesimista inveterado. El artículo va firmado por Asjylin Loder el pasado 30 de abril de 2014

http://www.bloomberg.com/news/2014-04-30/shale-drillers-feast-on-junk-debt-to-say-on-treadmill.html

y lo consideramos importante para tratar de entender la locura de las inversiones en el gas y el petróleo de esquistos

Rice Energy Inc. (RICE), es un productor de gas natural que tiene créditos con alto riesgo, a pesar de lo cual consiguió 900 millones de dólares en tan solo tres días de abril, unos 150 millones más de los que andaba buscando.

No está mal para la primera emisión de bonos de la compañía con base en Canonsburg, Pennsylvania, después de salir a bolsa en enero. Especialmente puesto que lleva tres años seguidos perdiendo dinero, que ha perforado menos de 50 pozos –la mayoría de los cuales han recibido nombres de superhéroes y camiones monstruosos- y que dijo que gastará 4,09 $ por cada dólar que gane en 2014.

El impulse estadounidense en busca de la independencia energética, se está respaldando en préstamos calificados como basura, que han sido tan iportantes como los logros tecnológicos que permitieron el festival de perforaciones. Mientras el mercado de deuda de altos rendimientos se ha duplicado en tamaño desde finales de 2004, la cantidad de bonos emitida por las compañías de exploración y producción (de esquistos) se ha multiplicado por nueve, según Barclays Plc. Esto es lo que está permitiendo mantenerse a la revolución de los esquistos, incluso aunque las compañías gasten el dinero más rápidamente que lo ingresan

“Los inversores están bebiendo cantidades industriales de refrescos llenos de burbujas” , dijo Tim Gramatovich, quien ayuda a gestionar fondos por más de 800 millones de dólares como director jefe de inversiones de Peritus Asset Management LLC, compañía radicada en Santa Barbara. “Los inversores pierden la disciplina. Dejan de hacer cálculos. Se olvidan de la contabilidad. Están soñando sueños y eso es lo que está sucediendo con el auge de los esquistos”

Shale Driller

La producción total de petróleo de los EE. UU. llegará a su cenit en 2019 con 9,61 millones de barriles (diarios), según el escenario de referencia de la Energy Information Administration. Esta agencia incluye el petróleo ligero de roca compacta y el de esquistos .

Activos de calidad

Rice Energy pudo obtener financiación tan fácilmente por la calidad de sus activos, que se encuentran en algunas de las mejores áreas de Marcellus, una formación de esquistos en el subsuelo de Pennsylvania occidental y el el oeste de Virginia y por el éxito de esta compañía perforadora en estos lugares, dijo Gray Lisenby, que es el director financiero de Rice. La demanda fue de hecho tan elevada que a principios de este mes, Rice paró una gira de campaña por cuatro ciudades para incentivar a los prestamistas. El interés de los inversores, después de las tres primeras ciudades sobrepasó las expectativas, dijo Lisenby.

Las empresas que tienen una deuda elevada respecto de sus ingresos, utilizan bonos basura para conseguir efectivo. Los inversores consiguen mayores ingresos por la mayor probabilidad de que no lleguen a devolverles lo prestado. Este tipo de deuda está demandado porque la Reserva Federal ha mantenido sus tasas de interés prácticamente a cero durante más de cinco años, lo que ha hundido los ingresos de inversiones más seguras. La popularidad ha forzado a la baja los costes de inversión en las compañías que tratan de extraer el petróleo y el gas natural atrapado en capas de rocas muy profundas como las de los esquistos de Bakken en Dakota del Norte o el Eagle Ford en Texas.

La oferta de bonos de Rice Energy de este mes, ha ssido calificada como CCC+ por Standard & Poor’s, unos siete niveles por debajo de inversiones de calidad o un nivel por encima de lo que algunos inversores institucionales, tales como fondos de pensiones o compañías de seguros están autorizadas a comprar. Standard & Poor’s dice que la deuda calificada como CCC es “actualmente vulnerable al impago” y en condiciones adversas, los bonos con esa calificación probablemente no serán pagados de vuelta. Aún así, Rice Energy pudo conseguir créditos al 6,25% Esto se compara con el 9,5% de otros bonos con calificaciones similares, según el índice Merryl Lynch del Bank of America.

Shale Platform

Mejores clasificaciones

Algunas compañías han podido realizar sus actividades de perforación con créditos mejor calificados. El pasado diciembre, Continental Resources, Inc (CLR) con sede en Oklahoma, que es la compañía perforadora más activa de la cuenca de Bakken, vio su calificación mejorada de bono basura a Baa3, en el margen inferior del nivel adecuado de inversiones, según Moody’s Investors Service. Otros como Chesapeake Energy Corp (CHP) han hecho cambios para mejorar su posición frente a las compañías de valoración de activos. Chesapeake, con sede en la ciudad de Oklahoma, ha vendido 16.000 millones de dólares en activos en los últimos dos años, ha reducido sus gastos y refinanciado la deuda y S&P ha dicho que está considerando elevar la calificación de la compañía.

Acuerdos sobre la deuda

Por otro lado los últimos contratiempos de Forest Oil Corp. (FST)’s muestran cómo puede salir el tiro por la culata a la estrategia de pedir prestado continuamente para seguir perforando. Forest vendió 1.300 millones de dólares en activos en 2013 para seguir perforando. Después, en febrero, esta compañía productora de petróleo y gas, con sede en Denver, anunció resultados decepcionantes de sus acciones en Eagle Ford. Forest no consiguió nuevas entradas de dinero suficientes para mantenerse a flote de sus deudas. Tanto S&P como Moody’s redujeron sus perspectivas de crédito a negativas.

Los bonos de Forest se hundieron. Sus 577,9 millones de dólares de espectaculares notas al 7,25 con vencimiento en 2019, se cambiaron en el mercado a 88 céntimos de dólar el 22 de abril, según Trace, el sistema de información de precios de bonos de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera; una caída desde el tope de 98,4 céntimos de dólar del 24 de febrero. Larry Busnardo, director de relaciones con los inversores de Forest Oil no respondió a las llamadas pidiendo sus comentarios.

“Se trata de un negocio de cubito de hielo derritiéndose”, dijo Mike Kelly, un analista energético de Global Hunter Securities en Houston. “Si tu producción no crece, estás acabado”

Deuda barata

De las 97 compañías de exploración y producción que valora S&P, 75 están por debajo del nivel razonable para conceder créditos. El rendimiento promedio de las compañías energéticas de exploración y producción, valoradas como basura, ha caído al 5,4% del 8,1% a finales de 2009, comparado con una caída del 5,21% desde el 9,06% para todas las compañías valoradas por debajo del nivel aconsejable de inversión, según Barclays.

La deuda barata, junto con los avances en perforación horizontal y fracturación hidráulica o fracking, han impulsado la producciónb de petróleo estadounnidense hasta niveles no vistos hace 26 años. El año pasado, el país produjo el 87% de su propia energía, colocándose en niveles de independencia de fuentes externas, como no lo había estado desde 1985, según la Energy Information Administration.
Es un auge caro. Este año se gastarán unos 156.000 millones de dólares en exploración y producción en los EE. UU., según un informe de diciembre de los analistas de Barclays dirigido por James West. Es un 8,5% más que el año pasado y sobrepasa las previsiones de que los crecimientos de gastos generales creciesen un 6,1%, dijeron los analistas.

La rueda sinfín del gasto

“¿Quién podrá o querrá financiar la perforación de millones de hectáreas y cietnos de miles de pozos en continua pérdida?” escribió el mes pasado Ivan Sandrea, un investigador asociado del Oxford Institute for Energy Studies de Inglaterra, en un informe. “La benevolencia de los mercados de capitales estadounidenses no puede durar eternamente”.
El gasto no acaba nunca, dijo Virendra Chauhan, analista de Energy Aspects en Londres. Dado que la producción de los pozos de esquistos decae de forma muy acusada ya en el primer año, los productores están obligados a seguir perforando cada vez más para mantener la producción. Esto significa tener que vender los propios activos y seguir pidiendo más dinero.

“Todo el auge del esquisto es realmente una rueda sinfín de gasto de capital y de deuda”, dijo Chauhan.
El acceso al mercado de bonos de alto rendimiento ha permitido a los perforadores de esquistos gastar más dinero que el que recuperan. Las compañías catalogadas como basura (junk) de exploración y producción gastaron el año pasado 2,11 dólares por cada dólar que obtuvieron, según un análisis de Barclays de 37 firmas.
Capitán Planeta

Rice Energy consumirá por encima de su flujo de caja en 2015, según Moody’s. Rice dice que piensa invertir 1.230 millones de dólares este año en construir ductos, comprar terrenos y perforar en la zona de Marcellus, donde la empresa ya tiene pozos con nombres tales como Hulk, Capitán Planeta y Mojo, así como en la cercana formación de Utica en Ohio. Su primer pozo en Utica falló, lo que supuso una pérdida de 8,1 millones de dólares el año pasado, según los datos de la empresa. Su segundo intento está en curso.

Los analistas accionariales dicen que les gusta el potencial de crecimiento de Rice. Sterne, Agee & Leach Inc, una agencia de corredores ubicada en Birmingham, Alabama, valoró a la firma como “compra” en febrero, poco después de la oferta pública de acciones inicial. Howard Weil, una división del banco Nova Scotia con base en Toronto, dijo que las acciones de Rice serían mejores que otras en la misma línea de negocio. Las acciones han subido un 38% desde la oferta pública de acciones inicial.

“Las compañías de exploración y producción que tienen pozos en “puntos dulces” son capaces de elevar su deuda porque disponen de un valor de respaldo significativo y no se ven como de alto riesgo por parte de los inversores”, dijo en un correo electrónico Lisenby el director financiero de Rice.

“La calidad de los activos y el éxito de las operaciones suponen ingresos y creación de valor de cara a la deuda y a los tenedores de acciones”, dijo. “Los inversores son bastante agudos a la hora de reconocer esto en las empresas y a recompensar las que tienen esta cualidades”.

Con todo, el banco central estadounidense ha mantenido las tasas de interés cercanas a cero desde diciembre de 2008. Un aumento de las mismas, como se espera para 2015, podría hacer que los inversores salieran de ahí en busca de inversiones más seguras.

“Es un perfecto ardid para que los inversores pierdan mucho dinero”, dijo Gramatovich. “El modelo es insostenible”


First Solar busca crecer reemplazando a las plantas gigantes en desiertos

Para aportar algún indicio más de que no es oro todo lo que reluce en el desarrollo fotovoltaico y que hay claves escondidas en los costes energéticos, copio un reciente artículo de Bloomberg sobre una de las grandes esperanzas mundiales en los prometedores desarrollos de sistemas solares fotovoltaicos y líder mundial indiscutible de la tecnología llamada de película delgada (thin film), que hace un quinquenio, prometía que iba a desbancar a los módulos poli y monocristalinos. Se trata de First Solar. El artículo, que traduzco aquí para comodidad de los lectores en castellano, no tiene desperdicio y lo comento entre líneas y en cursiva para precisar mejor

http://www.bloomberg.com/news/2014-03-18/first-solar-seeking-growth-to-replace-giant-desert-plants.html

Por Christopher Martin 18 de marzo de 2014

El mayor productor de módulos solares de EE. UU. está fijando una estrategia para aumentar sus ventas, al disminuir sus ventas en grandes proyectos sobre el suelo en los desiertos del suroeste estadounidense.
Muy bien, eso de fijar una estrategia para aumentar las ventas, al disminuir las ventas. Es muy original.
FirstSolar obtiene alrededor del 65% de sus ingresos de vender grandes plantas solares a las empresas eléctricas, un mercado que está cayendo una vez que sus mejores clientes ya han comprado toda la energía limpia que necesitan. El fabricante se encuentra perdido en el reciente auge de las instalaciones solares sobre cubierta, que están aumentando desde que Solar City Corp (SCTY), respaldada por el multimillonario Elon Musk ayudó a popularizar la forma de financiar instalaciones caseras.

Así que el genio de First Solar cae ahora en la cuenta de que el negocio de la venta de grandes plantas fotovoltaicas sobre suelo para conexión a la red, cesta en la que había colocado todos sus huevos, ha dejado de ser negocio, porque los pedidos nuevos se dirigen más hacia pequeñas instalaciones sobre cubiertas de edificios, generalmente particulares y que otra empresa que produce módulos policristalinos se ha hecho con este mercado. Veamos cuánto y de qué forma, si nos lo permite este artículo eminentemente financiero, más que técnico.
Otro aspecto muy curioso de esta noticia es el que dice que las empresas eléctricas estadounidenses “ya han comprado toda la energía eléctrica limpia que necesitan”. ¿Cuánta es esa energía? La noticia lo oculta pudorosamente, pero veremos más adelante los ridículos objetivos que ya han cumplido. También observamos algo contradictorio: para ser una tecnología tan barata y tan deseable ¿cómo es que las grandes empresas eléctricas dejan de comprarla cuando cubren sus pequeñísimas obligaciones de cuota de producción verde?

El cambio de grandes proyectos solares a los más pequeños deja a los analistas preocupados por que First Solar pueda quedarse atrasada cuando la industria se recupere después de dos años de desplome que dejó en la bancarrota a docenas de competidores. El director Ejecutivo Jim Hughes está promocionando más ventas en el exterior y el año pasado compró una empresa que atenderá el mercado de instalaciones sobre cubierta en Japón.

Vemos ahora que la industria lleva dos años desplomada y apenas nos habíamos dado cuenta, en medio de tanta alabanza al crecimiento infinito de estos sistemas. ¿Cómo puede suceder esto, justo cuando estamos tan teóricamente cerca de la paridad de red y los precios de los módulos han caído varios órdenes de magnitud respecto de hace ocho o diez años?
“Vemos a FirstSolar muy mal posicionada y sin posibilidades en la creciente demanda de instalaciones sobre cubierta”, escribió en una nota Brian Lee, un analista de Goldman Sacjs (GS) Group Inc.. “Esperamos en EE. UU. y en los próximos años un crecimiento en la demanda de instalaciones sobre cubierta que desbanquen a los grandes proyectos sobre suelo”
Hughes hablará mañana a los analistas e inversores en Nueva York. FirstSolar ganó un 1,8% hasta los 57,76$ al cierre de Nueva York. Las acciones se han más que duplicado el año pasado, por debajo de las de SolarCity que se han más que cuadruplicado

Demanda Solar

Las empresas eléctricas han comprado proyectos solares porque están obligadas, no porque sean los más económicos. Veintinueve Estados tienen estándares de instalación de renovables que les obligan a ciertos porcentajes de enegía de fuentes limpias.

Muchas de estas empresas ya exceden las exigencias estatales de energía limpia. Este es el caso de California, el mayor mercado solar de los EE. UU. y el destino de aproximadamente un 55% de las ventas de los proyectos de FirstSolar desde mediados de 2012. Las tres mayores instalaciones ya han adquirido cerca del 20% de su potencia de fuentes renovables y han identificado proyectos para cumplir con sus objetivos del 33% para 2020, según un informe del mes pasado del regulador eléctrico californiano.

Es decir, que resulta que en los avanzados EE. UU. la obligación a las grandes empresas productoras de electricidad de instalar las prometedoras energías verdes, ya en paridad de red, son apenas un 33% de la electricidad para el 2020, un nivel prácticamente igual que el de la Unión Europea (20/20/20), incluyendo la eólica, que según los expertos, incluso está más cerca de la ansiada paridad de red.

Las empresas de Arizona, el segundo mayor mercado y de Nuevo México también han alcanzado los niveles exigidos. Texas, el octavo mayor mercado tiene 10.000 MW de parques eólicos funcionando, casi el doble que los objetivos de energía renovable para 2015, lo que ofrece pocas oportunidades para ventas adicionales de energía solar.

¡Ah, la gran Texas, cuya generación y demanda está en el orden de magnitud ella sola como la de España y resulta que con 10 GW de parques eólicos se da por muy satisfecha por haber doblado los objetivos de energía renovable, cuando España está supuestamente insatisfecha con más del doble de capacidad eólica y desde luego solar. ¿Por qué no ofrecen estos datos en contexto? ¿Adónde va el mundo renovable con estos objetivos? ¿Qué se esconde detrás de estas ridículas cifras de instalaciones renovables, si en verdad fuesen tan baratas y tan competitivas?

Proyectos en camino

FirstSolar está instalando 3,7 GW de proyectos en los EE. UU. incluyendo los 550 MW de la granja solar Topaz. Se espera que esté acabada este año y suministrará energía a 160.000 hogares, una de las dos mayores plantas de esta empresa. Todos esos proyectos tienen que acabarse en los próximos 3 años, según su informe anual de 2013.

La preocupación es que los mejores años de ventas de FirstSolar pertenecen al pasado cuando sus plantas recibieron más de 3.000 millones de créditos garantizados gubernamentales.

Otro interesante dato. Al parecer, también en EE. UU. cuecen habas subvencionadotas y estos señores de First Solar y sus clientes, se habían merendado más de 3.000 millones de dólares en créditos gubernamentales garantizados. Falta algún datos más sobre el total instalado, para que sepamos cuánto es el “primaje” por MWp instalado, pero también aquí parece que si no hay incentivos, todavía a la altura de 2014, no se instala ni un panel.

“Los proyectos verdaderamente grandes como el de Topaz no se volverán a repetir”, dijo Rob Stone, un analista de Cowen ¬ Co de Boston, que tiene una valoración bursátil equivalente a la de FirstSolar. “Ya no hay más créditos garantizados como los que financiaron los primeros proyectos. Los terrenos cercanos a las líneas de transmisión ya han sido ocupadas o están fuera de los límites y puede llevar años aprobarlas”

Otro detallito más para añadir. Así que ya no hay más dinerito garantizado para plantas solares grandes, que son las que presentan mayores y mejores rendimientos por MW instalado, como se puede apreciar claramente por la comparación odiosa entre España y Alemania, que han seguido políticas de instalación diferentes y ahora Alemania está casi en la mitad de MWh por MW instalado que España. Y encima, aquí se apunta que en EE. UU. ahora van hacia el modelo alemán. Pues que bien, pues muy buena idea, oiga. Además, también empiezan a sacar la patita de los costes no declarados. Resulta que en un país tan grande y con tanto desierto tan bien irradiado, los terrenos cercanos a las líneas de transmisión a las que conectarse (a bajo coste, añado) ya han sido tomados y los que están más accesibles, tienen que instalar costosas líneas de transmisión que además llevaría años aprobarlas. Díganme quien había calculado en las TRE de la fotovoltaica estos costes y les diré como hacían las cuentas de la vieja. Aquí ya damos por sentado que la red eléctrica existente, construida por una sociedad eminentemente movida con energía fósil, barata y abundante, va a estar ahí siempre y que no tiene coste energético alguno. Sólo tiene uno que engancharse, como los marginales de los grandes barrios, y a generar. Así da gusto hacer cálculos sobre eficiencias.

Los módulos de película delgada de FirstSolar utilizan una tecnología diferente que es más pesada y menos eficiente que los módulos que dominan la industria, basados en tecnología policristalina. Esto les coloca mal para las instalaciones sobre cubiertas, en las que el espacio es escaso. Es parte de los motivos por los que la compañía se había centrado en vender grandes proyectos sobre suelo a las empresas eléctricas.

Más leña al fuego fotovoltaico. ¿Dónde estan todos aquellos fuegos artificiales sobre las bondades de la baratura de los módulos de película delgada? Ahora resulta que son más pesados y menos eficientes que los módulos convencionales y por tanto una porquería para las instalaciones sobre cubierta. Y siguen sin pedir disculpas por tanto engaño.

La vision de Hughes

Hughes espera que todo el sector industrial solar estadounidense siga expandiéndose. Esto incluye tanto los grandes proyectos de FirstSolar como los sistemas sobre cubierta que generalmente no utilizan módulos de FirstSolar.

¿En qué quedamos, señor Hughes? ¿Se van a seguir “expandiendo” o van a abandonar el sector de las grandes “utilities” que ya no les van a comprar más la película delgada para grandes instalaciones sobre suelo? La respuesta, en el próximo capítulo o frase.

La compañía Tempe, radicada en Arizona espera comenzar su producción este año a través de su unidad TetraSun, que ha adquirido en abril, con un producto para cubiertas . Reconoce que compañías como SolarCity seguirán dominando el mercado de los pequeños sistemas solares.

Ahora resulta que First Solar, la reina de la película delgada, tiene que comprar apresuradamente otra empresa de módulos convencionales para poder vender al menos un colín en el mercado (indefinido en este artículo, aunque supuestamente prometedor) de las pequeñas instalaciones sobre cubierta. Empieza a dar la impresión de que nos habían contado una película, pero efectivamente delgada.

“No veo razón alguna por la que nuestras industrias no puedan crecer juntas”, dijo Hughes en una entrevista. “Continuaremos suministrando a las empresas eléctricas y al sector comercial e industrial. Para los EE. UU. les dejaremos el mercado residencial”.

¡Qué generoso, el tal Hughes de First Solar. Ahora dice que pueden convivir juntos con los de SolarCity, que les habían comido el mercado y que a ellos les dejarán el mercado residencial. En fin, encaja todo, pero como si no encajase nada.

Desde esta perspectiva, el Mercado solar de grandes instalaciones parece saludable. El año pasado se instalaron unos 3,3 GW de grandes plantas solares, un 84% más que en 2012. Eso representó el 69% de las instalaciones solares de EE.UU., según un informe de Goldman Sachs de 6 de enero.

Para ser los EE. UU. esta cifra parece algo escasita y un punto ridícula, si quieren conseguir un reemplazo creíble de energía fósil por energía renovable.

Enmascarando el desplome

Estas cifras enmascaran un amenazante desplome, porque las grandes instalaciones tardan años en completarse. Los Megavatios instalados en 2013 se vendieron años antes y las ventas se dirigen ahora a un declive. Goldman Sachs espera un crecimiento anual compuesto del 8% para los grandes proyectos, entre 2013 y 2016.

Frases ininteligibles que van soltando deslavazadas y de las que difícilmente se pueden extraer conclusiones serias, aunque alguna de ellas resulte muy sintomática. Por ejemplo, que mientras el periodista de Bloomberg dice que las ventas enmascaran un desplome y que las ventas futuras se encaminan a un declive, Goldman Sachs (no es mi favorita en previsiones, vaya esto por delante) espera un crecimiento acumulativo del 8% para grandes proyectos entre 2013 y 2016. ¿Cómo se come esto? Pues es difícil de digerir. Un 8% no da para nada (aunque todo lo acumulativo, si es a largo plazo da siempre para mucho. Ver la frase de Al Bartlett), pero si los grandes proyectos crecen así y First Solar era la reina de este tipo de proyectos ¿por qué está cambiando tan radicalmente de posición sobre ellos y dice antes que ya no le van a comprar mucho más?

“Vemos que FirstSolar tiene un enorme hueco que llenar según esta demanda decae”, escribió en un informe a los clientes, el analista de Goldman Lee, cuando rebajó a FirstSolar de recomendación de compra a recomendación de venta. Megan Riley una portavoz de Goldman Sachs dijo ayer que Lee no tenía nada que comentar.

No comentaré las calificaciones bursátiles, que tanto preocupan a algunos y en este caso a First Solar, a la que arrastran por el suelo con la última de Goldman Lee.

Parte de la estrategia de FirstSolar es conseguir más ventas en el exterior. TetraSun el negocio que compró el año pasado para instalaciones sobre cubierta, está centrándose en Japón, que se prevé sea este año el segundo mayor mercado solar después de China.

Pero hombre, con lo prometedor y poderoso que es el mercado potencial solar fotovoltaico estadounidense ¿y ahora First Solar va a enfocarse a vender en el exterior, a través de la empresa que adquirió a toda prisa? Esto huele ya fatal y a gato encerrado. Y encima planteando venderle a Japón, país que anda desesperado por lo de Fukushima y sus 50 plantas nucleares cerradas, rebuscando migajas energéticas por dónde sea e incluso planteándose seriamente (¡qué peligro!) volver a abrir todas esas plantas.

FirstSolar espera que una “parte sustancial” de los ingresos y de las actividades de operaciones provenga de esta vía en los proyectos norteamericanos, según su informe anual de 2013.

¡Que poco dice eso de “parte sustancial” de sus ingresos!

Acuerdos en el exterior

Como se desprende de esto “podemos tener un mayor porcentaje de nuestras ventas netas futures, de beneficios operativos y de flujo de caja provenientes de ofertas hechas fuera de Norteamérica” según el informe.

Hughes está intentando conseguir acuerdos en Oriente Medio, India, Australia y Sudamérica. La compañía evalúa en unos 10,66 GW los pedidos potenciales a finales de 2013, incluyendo 5,9 GW de oportunidades fuera de los EE. UU.

10 GW de pedidos potenciales, si hay suerte. Esto son dos plantas nucleares anuales, en todo el mercado global. Esta es la primera empresa estadounidense y una de las mayores del mundo que todavía no ha dado en quiebra o concurso de acreedores. Bonito panorama para creerse que la energía solar fotovoltaica va a ser la primera fuente de energía primaria en el mundo.

Las instalaciones residenciales sobre cubierta son el sector solar de más rápido crecimiento en los EE. UU. Las instalaciones crecieron un 60% en 2013 hasta los 792 MW y seguirán liderando la industria este año, según la Solar Energy Industries Association.

Gran parte de la demanda está estimulada por la disponibilidad de programas que financian los módulos sobre cubierta con muy poco o ningún coste para los clientes. Ese modelo fue promovido inicialmente por compañías como Sunrun Inc, Vivnt Inc y SolarCity que sobrepasó a First Solar este año para convertirse en la compañía solar más valiosa de los EE. UU.

Y volvemos con la burra al trigo y a la ingeniería financiera para enmascarar y seguir ocultando que si se instala algo, sea en grandes instalaciones sobre suelo o en pequeñas instalaciones sobre cubierta, hay que andar con programas que financian módulos FV. Si no hay soporte de la sociedad movida por energía fósil, no se instala ni un vatio pico. Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.

SolarCity, con base en San Mateo, California, había instalado un total acumulado de 567 MW en sistemas sobre cubierta a finales de 2013 y espera casi duplicar esa cantidad este año.

Este negocio está cambiando la generación eléctrica de unos pocos lugares remotos a muchas pequeñas instalaciones más cercanas al usuario final, un modelo llamado de generación distribuida.

“El futuro de la energía solar es la generación distribuida”, dijo en una entrevista el director general de SolarCity, Lyndon Rive. “FirstSolar se ha posicionado fuertemente en el lado de las compañías eléctricas”

Acaban de descubrir la pólvora estos señores. Ahora resulta que el modelo se orienta hacia el modelo alemán de instalaciones pequeñas sobre cubierta, que es el colmo de la ineficiencia por MW instalado. Sus más de 36 GW de potencia solar FV instalada producen el 4,7% de la electricidad consumida (579 TWh), mientras España con escasos 4,7 GW (casi ocho veces menos) produce el 3,1% de origen solar FV de toda la electricidad consumida (273 TWh); es decir, Alemania sale a 756 MWh/MWp instalado y España sale a 1.800 MWh/MWp instalado. El doble, pero el mercado, tan sabio y tan dispuesto a cambiar las energías fósiles por renovables muy eficientes, va hacia el modelo alemán. Enhorabuena, genios.


Algunos datos más sobre el declive inminente de Dakota del Norte

Jean Laherrere, cofundador de ASPO, nos ilustra de nuevo sobre la situación más actual de la producción de petróleo no convencional en Dakota del Norte y Bakken. Creo que pronto se empezará a desinflar la burbuja estadounidense sobre producción de petróleo y gas no convencional, que ha servido en todo el mundo para crear falsas expectativas de una mucho mayor abundancia futura de este tipo de combustibles fósiles, pero que no ha logrado repetir ese fogonazo productivo de este último lustro en otras cuencas fuera de EE. UU., para haber tantos apologistas de estas tecnologías que actúan como si este fulgor temporal del coloso estadounidense pudiese ser perfectamente extrapolable a cualquier otro lugar con yacimientos no convencionales.

Según Laherrere, la mejor forma de ajustar la correlación (de la producción) con el número de pozos es de 20 meses

20140216 Producción de petróleo de Dakota del Norte

20140216 Prod de petróleo de DN y numero de plataformas

Según Laherrere, sus previsiones de 2.500 millones de barriles para Bakken parece que se van verificando

20140216  3 Dakota del Norte prod mensual de petróleo de Bakken

Pero tendremos que esperar unos cuantos meses más para asegurarnos del cenit, una vez que los efectos del mal tiempo (en la producción) hayan pasado.


De progresistas y biofísica económica

El pasado 6 de febrero, Vicenç Navarro, volvía a la carga contra Florent Marcellesi, un precandidato a las elecciones europeas por Equo, que abandera el principio molesto y tan desagradable como inevitable de cómo enfrentar el decrecimiento que nos viene encima de la mejor manera posible. En un artículo del diario digital Público titulado Los errores de las tesis del decrecimiento económico, arremetía contrsa los que propugnan el cambio de modelo hacia este horizonte.

Primero hubo un debate interno entre las personas más cercanas a los principios de las limitaciones físicas de nuestro planeta y que tienen una visión biofísica de la economía.

En general, aunque en este grupo se ha discrepado bastante de algunas de sus tesis y sobre todo, del furor y displicencia con que ha abordado sus diferencias con Florent en este terreno, en este grupo se ha tratado de forma exquisita de no tratar de herir o dañar la imagen pública de Vicenç Navarro, que es un luchador reconocido por la mejora de los derechos de las personas y de una economía más justa y solidaria.

Finalmente, en un artículo magistral, Antonio Turiel desgranaba públicamente los aspectos sobre estas diferencias de criterio y exponía, muy educadamente, el punto de vista de los llamados “decrecentistas” y de paso, algunos puntos sobre las íes a Vicenç Navarro, obviamente en un medio de mucha menor trascendencia que Público, pero que tiene un creciente número de seguidores. En su blog The Oil Crash contestaba con este título en lo que, a mi juicio, ha sido la más completa respuesta al profesor Navarro, famoso y respetado sociólogo y politólogo español, experto en economía política y políticas públicas, que ha sido catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona y actualmente es Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Pompeu Fabra y además vela armas nada menos en la Universidad estadounidense John Hopkins.

También el asunto ha merecido la atención y los comentarios de Jorge Riechmann, otro peso pesado académico, que en su blog http://tratarde.org/ titula Marcellesi, Navarro, Turiel y los límites del crecimiento , donde reivindica a Barry Commoner, también criticado por Navarro y otras reflexiones y apuntes interesantes.

En mi escasa disponibilidad de tiempo, había enviado previamente un par de comentarios al respecto, que se alinean más con las tesis y posturas que defiende Florent, que con las que defiende Vicenç Navarro, sin quitar un ápice al valor de sus denuncias frente al poder. Y alguno de los miembros del grupo me pidió que elevase el mismo a Crisis Energética, lo que hago, adaptando ligeramente el escrito original principal. Allá va.

En mis presentaciones suelo ilustrar esta situación con el gráfico a continuación:

20140208 Figura 1 png
FIGURA 1

Ofrezco el consumo de energía per capita y país o región, en colores según el tipo de energía utilizada y llevado todo a vatios de potencia equivalente per capita (eje de ordenadas negro). Los datos son del Statistical Review of World Energy de BP de 2011. Con un asterisco, fijo el nivel (en color rojo y eje de ordenadas rojo) del PIB per capita nominal en US$ que ofrece el FMI en esas mismas regiones o países.

En el eje de abcisas, figuran la población de cada país o region, hasta alcanzar los 7.000 millones. Así, el rectángulo que forma cada país o región con la suma de todos sus tipos de energía muestra muy bien su peso en el conjunto del mundo en refrencia o relación con los demás.

El consumo promedio mundial aparecía en 2011 en unos 2.600 vatios de potencia per capita. Para ponernos en contexto, el ser humano es una perfecta máquina que apenas necesita el equivalente a 100 vatios de potencia promedio de consumo para satisfacer sus necesidades metabólicas.

Se observa aquí el principio de Pareto, en este caso sobre la desigualdad en el reparto de la riqueza (medida por PIB) y muy paralelamente (como no podría ser de otra forma) en el consumo de energía y acceso a los bienes materiales.

Aunque en estos últimos cinco años el diagrama ha cambiado algo de forma, por ejemplo, haciendo que China sobrepase el promedio mundial y que los países de la derecha, básicamente los ricos u OCDE no hayan apenas subido en consumo de energía o incluso hayan bajado drásticamente (casos de Italia o España, por ejemplo), la realidad es que apenas ha conseguido irse acercando de una distribución tipo 80/20 hacia una 70/30; esto es, que el 20% de la población mundial acapare el 80% de los recursos (y del PIB) y que el resto del 80% de la población mundial se tenga que conformar con un 20% del PIB y de acceso a los recursos (energéticos y de los demás bienes materiales) y que esto haya pasado en unos años a una distribución 70/30. Y curiosamente, no por gusto o planificación de la decencia occidental, sino más bien todo lo contrario: para gran susto de Occidente, que ya clama contra China por “querer ser como nosotros”, incluyendo algunos sectores de la izquierda occidental.

Es cierto, que como todo sistema de representación, este gráfico adolece de algunas precisiones, que admito por adelantado. Por ejemplo, si se hiciese “zoom” en cada país, se podría observar, efectivamente, una élite muy minoritaria (esas 500 familias de las que hablaba Vicenç Navarro o del 1% del que habla el 15M), cuyo PIB y quizá hasta su consumo per capita de recursos enerrge´ticos, si se quiere, saldría disparado hacia arriba fuera de este gráfico. Pero eso haría apenas bajar un poco el promedio nacional que esas élites controlan y parasitan. Sin embargo, como muy bien ha señalado algún miembro de este grupo sobre ecomodelización, esas élites, aunque también puedan disparar su consumo per capita de energía (pienso en el yate Fortuna o en aviones privados y demás), no pueden consumir recursos y energía al nivel equivalente que poseen de acumulación dineraria o financiera. Pero sí contribuyen, donde tienen sus sedes y centros de operaciones (la City de Londres, Nueva York Singapur, Luxemburgo, y por extensión países como Reino Unido, EE. UU. UE en general y pocos más) a que éstos sean nodos nacionales o regionales de consumo brutales, que todavía llamamos desarrollados y a los que aspira todo el mundo (lamentablemente).

Y ahora llegamos al meollo de la cuestión. Supongamos que apoyamos todos la tesis de Vicenç Navarro sobre la necesidad de arrebatar el control de esas élites por parte de la “mayoría democrática” (no se qué sería eso en Senegal o Nigeria o en Arabia Saudita, por poner sólo unos limitados ejemplos).

Supongamos que consiguieramos de forma mayoritaria y democrática el control de las finanzas y de los recursos materiales, entre ellos los energéticos y se lo pudiésemos arrebatar a esas élites, que perderían la capacidad de gobernarnos y controlarnos y que hasta que pudiésemos expropiar sus insultantes riquezas y acopios. Muy bien. Habríamos conseguido algo muy importante, necesario y conveniente: eliminar las estrechísimas agujas del consumo y del PIB que saldrían de cada país o región, que no he pintado en el gráfico y que se disparaban hacia los cielos del PIB y del consumo de recursos, de ese 1% o de las 500 familias. No es poco. Además, estaríamos en disposición de poder empezar a mejor redistribuir esa riqueza y acceso a los recursos que nunca. Muy bien. Perro entonces, con las élites derrotadas, nos encontraríamos en la situación exacta del gráfico de más arriba.

Veamos ahora como deberíamos proceder, ya que disponemos del poder y del control. ¿Cual sería el siguiente trabajo a llevar a cabo? ¿Cómo orientarlo? Supongo que esto hay que plantearlo como necesaria hoja de ruta, incluso antes de haber conseguido arrebatar el poder a las élites y tenerlo en los programas progresistas y verdaderamente democráticos, ¿no es cierto?

20140208 Figura 2 png
FIGURA 2

De aquí, se puede preguntar al respecto:

¿Cree sinceramente Vicenç Navarro que sería posible llevarnos a los 7.000 millones y especialmente a los países y poblaciones de la izquierda del gráfico y a las poblaciones marginadas y excluídas, de los países de la derecha del gráfico, al nivel de los llamados “Estados del bienestar” de los países occidentales que aparecen en ese mismo gráfico a la derecha? Porque eso, haciendo cálculos muy sencillos y bastante irrebatibles, nos llevaría a tener que multiplicar el consumo de energia por cuatro, si queremos el bienestar del American Way of Life, en el que Navarro ha vivido durante mucho tiempo. Pero si se conformase con que todo el mundo llegase al nivel europeo, en el que Vicenç está ahora más asentado, habría que multiplicar el consumo de energía mundial por dos y con ellos la necesidad de transformar la naturaleza y extraer los recursos necesarios para ello. ¿Podemos? ¿Hay energía para ello? ¿Hay recursos suficientes?

¿De qué se trataría, de subir todos a los estándares occidentales y terminar de reventar más arpisa todavía (que es por dónde va China, por ejemplo, con todo el derecho del mundo, mientras existan los insultantes niveles de los países de la derecha del gráfico) o por el contrario, de que los occidentales intentasen destripar algo menos el planeta y por tanto tuviesen que replantearse clara y rápidamente un DECRECIMIENTO urgente y dramático aunque eso si, sin prescindir de las cosas que dotan de una mínima dignidad al ser humano?

Yo soy ya un perro algo viejo y estoy cansado de las caridades del 0,7% del PIB, que es lo qeu muchos bientintencionados occidentales creen que sus ricos gobiernos de la derecha del gráfico deberían ceder al resto de los países pobres del mundo y que ni siquiera cumplen. Ya está bien. Miren de frente a ese gráfico oneroso. Lo que les está diciendo, es que si de verdad quieren igualdad y justicia, lo que los de la derecha deben ceder a los de la izquierda (en el gráfico y en el espectro político) no es el 0,7% del PIB que ofrecieron de mala gana y ni siquiera cumplen. No es ni siquiera el 7% del PIB. Debería ser, matemáticamente hablando el 70% del PIB y quizá así pudiéramos empezar a hablar de la justicia redistributiva que tanto reclamamos con la boca pequeña desde los mentideros de la izquierda occidental.

Si Navarro cree que se podría hacer de otra forma (¿desmaterializando la economía, quizá, en una suerte de “to’ er mundo e güeno”?), debería aclararnos con un cierto detalle que debería ir más allá de sus proclamas bienintencionadas, como piensa afrontar este reto, porque si entiende la paradoja de Jevons y ha visto la relación estrecha entre economía (entendida como PIB) y consumo de energía y bienes materiales, se debería dar cuenta de que no hay más cera que la que arde. Debería explicar cómo superar la siguiente evidencia:

20140208 energía 3
FIGURA 3. Fuente: Fuente: World Energy Outlook (WEO) 2009 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Página 59

Es decir, que desde que tenemos memoria, a nivel global, la subida del nivel de riqueza (entendido como PIB, pero también como nuestro añorado Estado del Bienestar o de conquista de los llamados “derechos sociales” de los países desarrollados o incluso de la “reconquista” de esos derechos sociales adquiridos, que ahora algunos ya sienten que pierden en su amado Occidente) se han sustentado, en una buena parte, a base de extraer recursos y consumiendo más y más energía, destrozando el planeta, en suma. Sólo hay que ver la gráfica 3. Vicenç podría aspirar, como mucho, a que los países pobres (aquí NO OCDE de forma simplificada) pudiese bajar su pendiente de color rojo y alcanzar la pendiente de color azul de los OCDE, los listos, los desarrollados, los más adelantados y civilizados, los que tienen o tenemos más tecnología para “hacer más con menos”. Y aún así, siguen teniendo que consumir más para crecer más. No hay un mundo espiritual en el que el bienestar que la gente conoce se alcance sin tocar ni manchar los recursos naturales de que dispone el planeta. Además, la línea azul de menor pendiente de la que presumen los OCDE (más PIB con la misma cantidad de energía), se suele conseguir a base de enviar las industrias más contaminantes e intensivas en energía a los países no OCDE (línea roja), de forma controlada y manejando sus beneficios y luego cargarles contablemente con el mochuelo de que no saben hacer las cosas de forma limpia y eficiente como ellos y de que nosotros estamos mejorando mucho nuestra “eficiencia energética” a base de tecnología. Cinismos occidentales y falsas creencias en pajaritos embarazados, que quedan desmontadas en cuanto nos atrevemos a mirar al mundo en su totalidad, a través de la línea verde resultante del gráfico 3. No nos engañemos: crecer es consumir más energía y más recursos y todos ellos son limitados.

Es decir, el crecimiento de los países de la derecha del gráfico de la figura 2, se ha hecho, sobre todo, a base de pisar y explotar a los demás países oprimidos, de reventar sus recursos naturales en beneficio, no sólo de las élites serviles y mamporreras de los países explotados, al servicio de las élites de los países desarrollados, sino también con la connivencia activa y pasiva de los ciudadanos occidentales, muy confortablemente instalados en esos “Estados de Bienestar”. Claro que este es un mensaje muy duro, horrorosamente duro para muchos izquierdistas bienpensantes occidentales, que habían arrumbado por obsoleto el principio de internacionalismo proletario y se habían construido mentalmente la falacia de que sus derechos sociales se habían ganado a pulso con el sacrificio de las luchas obreras de sus países, sin por ello perjudicar a nadie más en lugares muy distantes (o sin querer ver cómo quedaban perjudicados).

Esta es la suma cero a la que me refería en el anterior correo. Dado un nivel de extracción y uso de bienes materiales y energía equivalente a una riqueza X en el planeta, el que haya ciudadanos cuyos países que estén en el 20% de los que consumen el 80% IMPLICA NECESARIAMENTE que ello es porque hay ciudadanos de otros países del mundo, el 80% de ellos, que malviven con el 20% de los recursos restantes. Matemáticas elementales y brutales, que van mucho más allá de cambiar la actividad economica de hacer armas por la de hacer medicinas, que propone Navarro, algo con lo que no podría estar más de acuerdo, siempre que no lo hagan las Big Pharma en su provecho. O de pasar de consumir energía fósil a consumir energías renovables. Vicenç haría bien en repasar, una y otra vez los gráficos aquí mostrados y ver dónde están las energías renovables, para colocarlas en su contexto. Y haría muy bien, si tuviese algo más de modestia, en leerse los estudios del grupo de Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid sobre los límites de las renovables, para entender mejor de lo que habla, cuando critica a los que proponen decrecer para ser más justos.


Un resumen del problema socio-económico-energético

Image

Una de las sesiones del STD 2013 (Foto: UPC).

El pasado junio recibí una invitación para participar en el 6º International Seminar on Sustainable Technology Development, que organiza la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) en su campus de Vilanova i la Geltrú y que se enmarca en el Master de Sostenibilidad que organiza esta facultad. Este año pasado el seminario se centraba en los sistemas energéticos y en la participación de las comunidades, y me invitaron en un formato “diálogo” junto a Pep Salas de la consultora Enerbyte y Lluís Batet, profesor del Departamento de Física e Ingeniería Nuclear de la UPC.

Como la intervención individual debía ser breve (15m), me hice un pequeño guion muy sintético para acompañar las apenas 7 diapositivas que mostré, y al releerlo he pensado que sería un buen resumen de mi opinión sobre la sostenibilidad actual de nuestros sistemas socio-económico-energéticos. Además, he añadido las respuestas a un breve cuestionario que los organizadores nos pidieron que contestáramos los ponentes. Como he dicho, es muy sintético y merecería más explicaciones, pero es lo que tienen los resúmenes…

STD 2013: Diálogo – Daniel Gómez

Algunas de las ideas que me gustaría presentar:

- La demografía (8,6 mil millones de seres humanos en 2035 ) y el desarrollo seguirá aumentando el crecimiento de la demanda de energía durante algunas décadas (35% en 2035 en el Escenario de New Policies del WEO 2012), incluso teniendo en cuenta el estancamiento observado en la demanda de energía en los países desarrollados. Todos los escenarios de la AIE muestran un aumento de la demanda: 1,2 % anual en el New Policies, el 1,5 % en el Current Policies y el 0,6 % en el escenario 450).

- Las transiciones energéticas toman tiempo (históricamente, una fuente de energía primaria tarda 30 años para en cubrir el 10 % de la demanda) , pero el plazo de ejecución necesario para hacer la transición a un sistema energético bajo en carbono exige una acción decisiva ahora. Las fuentes de energía de bajo carbono crecen rápidamente, pero a partir de una pequeña parte del total. También, necesitamos electrificar los usos actuales de los combustibles líquidos derivados de los combustibles fósiles en el transporte.

- La pobreza energética: casi 1,3 millones de personas siguen sin tener acceso a la electricidad y 2,6 mil millones todavía no tienen acceso a agua limpia para cocinar.

- Los combustibles fósiles no convencionales son realmente abundantes, pero sus costos ambientales son altos y su Tasa de Retorno Energético (TRE) es baja. La propaganda sobre el petróleo  y el gas de esquistos muestra que estamos “rebañando el plato”.  Incluso si los recursos de combustibles fósiles convencionales y no convencionales pueden ser extraídos económicamente todavía enfrentamos límites a las emisiones de gases de efecto invernadero.

- Nuestro sistema socio-económico se basa en la suposición de que todos los problemas ambientales pueden ser resueltos a través de mecanismos de precios y tecnologías eficientes y que todos los recursos naturales son generalmente inagotables (y los que no lo son pueden ser fácilmente sustituidos).

- La gestión de la actual crisis financiera y económica demuestra que hay una fuerte resistencia al cambio entre los poderes y las instituciones gobernantes, y que hay una desconexión entre el mandato de los gobiernos elegidos democráticamente y lo que realmente pueden cambiar.

- La Tasa de Retorno Energético (TRE) se refiere a cuánta energía se obtiene a partir de una unidad de energía invertida en una actividad de producción de energía. Es un parámetro crítico para la comprensión y clasificación de diferentes los combustibles. Tenía antecedentes en la idea del ” análisis energético neto” utilizada por Leslie White, Kenneth Boulding y sobre todo Howard Odum.

Respuestas a las preguntas:

1-. Pensando a largo plazo, ¿cuáles son los mecanismos necesarios para fomentar el desarrollo de un sistema energético eficiente y sostenible?

En mi opinión no vamos a tener un sistema eficiente y sostenible hasta que nuestro sistema socio-económico también está orientado hacia la eficiencia y la sostenibilidad, lo que estamos pidiendo ahora es tener un sistema de energía “sostenible” que pueden alimentar el crecimiento infinito en el consumo de material que exige nuestra economía, y que es claramente insostenible.

2-. ¿Qué instrumentos facilitan la participación ciudadana en los sistemas energéticos?

Necesitamos tener una mayor transparencia en los mercados de energía (España), que ayudaría a comprender mejor la formación de precios y cuáles son los costos reales (es decir: un aumento de la penetración de las fuentes renovables en la red eléctrica y sus impactos asociados en el territorio frente al impacto concentrado de la planta de combustible fósil clásica o de energía nuclear). Las cooperativas parecen un buen comienzo para promover las energías renovables y el balance neto en la autoproducción.

3-. ¿Cuáles son las posibilidades de lograr un sistema que opere bajo principios ecológicos y socioeconómicos?

En el sistema actual, muy pocas, como dije en la primera pregunta. Nuestro sistema no está orientado hacia la sostenibilidad, sino hacia la adquisición de los recursos naturales con el fin de disiparlos (¡ni siquiera es “producción”!). Todavía estamos gobernados por el viejo paradigma de un “mundo vacío”, cuando en realidad nos estamos acercando rápidamente a un “mundo lleno”, donde no hay más espacio para los GEI,  y donde se está agotando el capital natural y su capacidad para absorber los desechos. Una clara muestra de esta contradicción es que el indicador de la riqueza dominante, el PIB, no tiene en cuenta el agotamiento del capital natural. Asimismo, los costes del crecimiento económico son compartidos de manera desigual; nos quedamos los beneficios, compartiendo sus costes con los pobres, las generaciones futuras y otras especies. El mandato ético y moral es ayudar a los pobres a alcanzar un nivel digno de riqueza material, mientras que los países desarrollados y el mundo en desarrollo convergen a un nivel de caudal de material que por lo menos nos de algo de margen para maniobrar en caso de que los peores escenarios (escasez de energía, cambio climático desastroso) se hagan realidad.


¿CUÁNDO ES HORA DE SALTAR? IMPRESIONES DESDE SAO PAULO.

Mi última visita por motivos familiares a Brasil, a la ciudad de Sao Paulo, me ha hecho reflexionar profundamente sobre la concepción, modelo de crecimiento, urbanismo, habitabilidad y sobre todo la sostenibilidad o la falta de ella de als grandes ciudades o núcleos urbanos de población, de las que Sao Paulo es toda una referencia.

Se dice, en el cuento de la rana y la olla de agua hirviendo, que si se echa una rana a una olla con agua hirviendo, ésta salta inmediatamente hacia afuera y consigue escapar de la olla sin siquiera quemarse. Pero si ponemos agua en la olla a temperatura ambiente y echamos una rana, ésta se queda tan fresca dentro de la olla. Y si a continuación, comenzamos a calentar el agua poco a poco, la rana no reacciona bruscamente sino que se va acomodando a la nueva temperatura del agua hasta perder el sentido y finalmente morir literalmente hervida.

La rana y la olla

Figura 1. La historia o el cuento de la rana en la olla.

La siguiente, es una breve reflexión de una pequeña rana que ha caído casualmente de golpe en la cacerola con agua ya muy caliente y se siente algo escaldada, pero que ve millones de ranas flotando rutinariamente en el caldo crecientemente caliente de la cacerola. Oyó a muchas ranas croar que la situación se estaba haciendo insostenible, pero casi ninguna saltaba fuera. Quizá es que para ver hasta qué punto un problema en el que estamos inmersos es lo suficientemente grave, hay que salirse de él, verlo desde otra perspectiva.

La pregunta, que obviamente termina sin respuesta, es que cuál es el punto de temperatura que nos debería hacer conscientes de que hay que saltar fuera de la olla. No lo sé, sinceramente, no lo sé, ni en Sao Paulo, ni en muchas otras grandes ciudades como Madrid.

Comencemos por una breve introducción al escenario del problema.

Una ciudad, un área metropolitana, un Estado y una nación federal

La ciudad de San Pablo (São Paulo) es hoy una tremenda megápolis de casi 11 millones de habitantes aunque su área metropolitana —bajo el concepto de ciudad propiamente dicha— que integra 38 municipios absorbidos por el crecimiento desaforado de esta ciudad, cuenta con una población de 19.889.559 habitantes. Es la capital del Estado de Sao Paulo, uno de los 26 Estados con que cuenta la República Federal que es Brasil. Ocupa 248.800 Km2, aproximadamente la mitad de la superficie de España. Este Estado tiene 42 millones de habitantes, casi la población española y es el más rico, en términos económicos, de Brasil, con aproximadamente un tercio del PIB de Brasil. Sólo este Estado ya supone casi el PIB de España y es más alto que el de cualquier país sudamericano.

Brasil, es a su vez el gigante latinoamericano, con una población que ya supera los 200 millones de habitantes y dispone de 8.500.000 Km2 de territorio que incluye la mayor masa boscosa del planeta, la Amazonia. Su PIB y es más de dos veces el de España, con 2.421.637 millones de US$ (nominal) y una renta per capita de 12.339 US$ por habitante. El Índice de Desarrollo Humano es de 0,730, que se considera alto, aunque su distribución de riqueza dista mucho de ser homogénea.

PIB y Población de Brasil

Figura 2. Evolución de la población de la ciudad de Sao Paulo desde 1872 hasta 2010. Fuente: Instituto Brasileiro de Geografía e Estadistica.

Con el gráfico de evolución del crecimiento de población de la ciudad de Sao Paulo e incluso considerando que la tasa de crecimiento se modera considerablemente desde 1980, considerando este lapso, el crecimiento poblacional del periodo 1980-2010 es del orden del 1% anual (nacimientos-muertes). Si extrapolásemos ese crecimiento al área entera de Sao Paulo con sus cerca de 20 millones, para el año 2035, se podría esperar que este conglomerado urbano alcanzase la espantosa cifra de 25 millones de habitantes. Un crecimiento del 25% en poco más de dos décadas. Si la población mantiene el nivel de ocupación de territorio por habitante, cabe esperar que el Sao Paulo de 2035 tenga un 25% más de superficie y que las distancias promedio a recorrer sean del orden del 5-7% más, si ello fuera posible. Algo parecido a su nivel de consumo de recursos, entre otros, el energético. Ello, por no hablar de que la población tiene graves desequilibrios económicos entre las clases altas y las más bajas, que son las más numerosas. Si el esfuerzo incipiente, que se ha quedado en no mucho, de los supuestos gobiernos de izquierda recientes en Brasil, llevase a un aumento del nivel de vida (generalmente siempre entendido como aumento del nivel de consumo de bienes y servicios por habitante), la multiplicación de la demanda de espacio, viviendas, infraestructuras, y de bienes sería estratosférica.

Un Brasil de actualmente 200 millones de habitantes, se convertiría en un país de 250 millones para 2030 con esa baja tasa media geométrica de crecimiento de la población.

Un vistazo al panorama energético brasileño

En cuanto a consumo de energía, una comparativa con España sería la siguiente:

Comparativa España Brasil

Tabla 1. Comparativa Brasil-España en consumo de energía en millones de toneladas equivalentes de petróleo (MTep)

Su inmenso poderío en producción hidroeléctrica queda claramente destacado. En energías renovables, sin embargo, España supera en términos absolutos en producción eólica con 22 GW instalados, frente a los 2,5 GW de Brasil (2012). La energía solar es también más favorable a España, con cerca de 7 GW de potencia instalada; en Brasil apenas están despegando, aunque acaban de establecer un mecanismo de subastas, por las que esperan alcanzar los 9 GW de potencia instalada. Sin embargo, todavía su consumo de energía primaria per capita es menos de la mitad que el del español, con toda la crisis que se supone sufre el segundo desde 2008 y con todas las alabanzas sobre la consideración positiva de emergente de Brasil.

Brasil, a pesar de ser ya un gran productor de petróleo, sigue siendo importador.

Brasil petroleo segun Mazama Science

Figura 3. Producción, consumo e importaciones de petróleo en Brasil. Fuente:
http://mazamascience.com/OilExport/ tomado de BP.

Por alguna razón, la AIE estima que Brasil será la gran sorpresa del crecimiento de la producción de petróleo de ahora al 2035, según su World Energy Outlook (WEO) de 2013 y espera que pase de producir los actuales 2 millones de barriles diarios a nada menos que 6 millones de barriles diarios para esa fecha no tan lejana, todo ello, fiando el crecimiento de la producción a las prospecciones y reservas declaradas en aguas profundas.

Petróleo en Brasil

Figura 4. Producción de petróleo estimada para Brasil en el Escenario de Nuevas Políticas del World Energy Outlook de 2013 (WEO 2013) de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Página 369.

Esta misma organización tan optimista, prevé un crecimiento de la demanda interna de petróleo como sigue:

Demanda brasileña de líquidos combustibles por producto

Tabla 2. Demanda brasileña por tipo de producto combustible en miles de barriles diarios, según el WEO 2013 de la AIE. Página 355.

De los gráficos anteriores, se desprende que la AIE espera que Brasil pase a convertirse en un país exportador neto de petróleo, a pesar del crecimiento interno de la demanda de los 2.695.000 barriles diarios de 2012 a los 4.201.000 barriles diarios de 2035, que incluyen un considerable aumento de la producción de biocombustibles, que crece anualmente de forma acumulativa por encima de la producción de origen fósil.

La apuesta de Brasil por los biocombustibles no tiene parangón en el resto del mundo. En un equivalente energético, representan el 12% de todos los combustibles líquidos que se consumen en Brasil. Los que llegan por primera vez a este país, pueden percibir el olor intenso a alcohol quemado.

Lo que en el resto del mundo se empieza a reconocer como un imposible de la sostenibilidad (tratar de alimentar los más de mil millones de motores de combustión interna con derivados salidos de los cultivos que agotan la tierra), aquí parece que según la AIE y el propio gobierno de Brasil se mantiene como política energética hasta 2035, fecha en la que, a pesar del aumento previsto del consumo nacional, se sigue manteniendo en un porcentaje similar la contribución energética de los biocombustibles al consumo nacional de líquidos.

Esto tiene un reflejo social importante. Los ciudadanos saben perfectamente del menor poder de combustión por volumen equivalente de los biocombustibles frente a los combustibles fósiles equivalentes. Las muy numerosas gasolineras de las grandes ciudades así lo reflejan en sus precios. Cabe destacar la curiosidad de que los precios de los biocombustibles se ven afectados por la temporada en la que se compran, en función de si hay disponible más o menos stock en los grandes depósitos de las empresas del downstream (río abajo o de las refinerías a las estaciones de gasolina).

En el anecdotario brasileño cabe apuntar el elevado número de personas que atienden todavía en cada gasolinera, en línea totalmente opuesta a Europa, donde se mecaniza al máximo el servicio para convertir al cliente en manipulador y además consumidor de otros productos. En Brasil puede haber, seguramente debido a las políticas de empleo del gobierno, unos 8 empleados por gasolinera y turno, ofreciendo desde el rellenado, al lavado de vidrios o del coche, revisión de neumáticos, etc., etc. Quizá sea ésta una de las razones ocultas por las que el desempleo está en un 5,5%, aunque la línea de la pobreza pilla al 21% de la población por debajo de ella. El retroceso aparente de una mecanización que de todas formas existe y que, por ejemplo, en Europa y en España en concreto, sirve para desalojar trabajadores hacia la exclusión para permitir que las empresas aumenten la competitividad (no se sabe bien hacia dónde), es algo que invita a reflexionar a los que estamos viviendo el proceso de degeneración laboral hacia modelos más parecidos al brasileño.

Algo parecido pasa en muchos otros sectores: autobuses y hasta microbuses con conductor y cobrador, a la antigua usanza en Europa; tiendas en las que varios atienden, pero siempre cobra otro, restaurantes, cafeterías y hasta ascensores totalmente automatizados que hasta en los centros comerciales de mayor lujo, disponen de un ascensorista que ni siquiera tiene que girar una palanca, sino apretar el mismo botón que apretaría el usuario.

Lo curioso es que a pesar de que esperan un crecimiento de la demanda interna de combustibles líquidos del 1,9% anual a lo largo de este periodo, la AIE estima que se hará en un entorno como el siguiente:

PIB e indicadores de población Brasil

Tabla 3. PIB e indicadores de población para Brasil hasta 2035, según el WEO 2013 de la AIE. Página 323.

Esto es, el milagro de aumentar la producción de líquidos combustibles, principalmente no convencionales para los fósiles y biocombustibles, que se producirá a un ritmo del 1,9% anual acumulativo en promedio, pero con crecimientos de población estimados según la división de población de Naciones Unidas, de entre un 0,8 y un 0,6%, menos de lo que incluso ahora está creciendo, después de la desaceleración, pero al mismo tiempo, esperando un crecimiento económico (PIB) acumulativo anual en el periodo de un 3,7%. Sería un caso muy singular esta ganancia económica con tan poco aumento de consumo de energía interno.

En cuanto al gas natural, el gigante brasileño sigue aumentando su necesidad de importar este tipo de combustible. El siguiente gráfico muestra el volumen

Brasil gas natural

Figura 5. Producción, consumo e importaciones de gas de Brasil. Fuente: mazamascience.com/OilExport/ tomado de BP.

Este volumen de energía que Brasil consume, representa aproximadamente el 20% del petróleo que se consume en equivalente energético y el 10% del total de la energía primaria.

Las importaciones provienen fundamentalmente de Bolivia. La producción de los yacimientos nacionales, en muchos casos de la producción de plataformas marinas de Mexilhao y cercanías, más cercanas que los yacimientos de Santos.

La AIE proyecta un crecimiento enorme de la demanda que casi se triplicaría en 2035 respecto de la actual. Que esto pueda llegar a ser cubierto con las nuevas prospecciones de Santos o de Campos ya es otra cuestión.

Uno de los usos más importantes es el de la generación eléctrica, porque son elementos de apoyo a las incertidumbres de la generación hidroeléctrica, que en Brasil alcanza cifras prodigiosas, debido a sus grandes flujos fluviales, pero que precisamente dependen mucho de la climatología. Hasta dónde se desarrollará el consumo de gas por esta vía, es algo que ni la AIE se atreve a pronosticar.

Con todo, el mayor problema al que se enfrenta Brasil, es el muy alto costo energético, pero también económico, que exigen las muy complejas plataformas marinas en las que se basan las grandes promesas de crecimiento de las producciones de petróleo y gas.

Según la propia AIE, la industria del petróleo está gastando más de 30.000 millones de dólares anuales en el sector upstream (río arriba o exploración, perforación y extracción hasta refinería). Unas diez veces más que en las exploraciones iniciales. Para el periodo considerado hasta 2035, se considera que el gasto que Brasil tendrá que afrontar alcanzará los 60.000 millones de dólares anuales en promedio. Una cifra brutal que habrá que ver de dónde sale, porque representará un coste aproximado, sólo para este sector específico de la industria energética, de unos 40 dólares por cada barril que se espera extraer, si todo va como se ha planteado.

La energía neta de estos yacimientos en aguas ultraprofundas es una cuestión difícil de dirimir, por los datos.
En cuanto al carbón,

Brasil carbón

Figura 6. Producción consumo e importaciones de carbón de Brasil. Fuente: http://mazamascience.com/OilExport/ tomado de BP.

También Brasil es un importador creciente de carbón, para su industria siderúrgica. No obstante, el carbón es una fuente menor en este gran país, porque representa apenas el 5% de toda la energía primaria que consume.

El potencial renovable de Brasil, sin duda está principalmente en su capacidad para la hidroelectricidad. Esta fuente energética de calidad, pues entrega directamente en forma eléctrica refinada, representa en Brasil nada menos que el 34% del consumo total de energía primaria en equivalente. Y tiene un potencial que podría duplicarse con relativa facilidad, aunque siempre hay que poner algo en cuarentena los datos de lo que supone anegar grandes superficies y el concepto relativo que para las grandes entidades energéticas representa lo que denominan “impacto en áreas sensibles”, generalmente relacionado con los territorios indígenas a desplazar o con el anegamiento de los cada vez menores lugares protegidos.

Brasil hidroeléctrica

Figura 7. Producción hidroeléctrica de Brasil. Actual y potencial. Fuente: WEO 2013 de la AIE. Página 385, tomado a su vez de la EPE (2007) y de la propia AIE

Sólo Itaipú representa 14 GW de los que algo más de 12 GW son para Brasil y algo más de 1 GW para Paraguay. Estos grandes embalses, son un problema para la flora y la fauna local, impidiendo migrar a gran cantidad de peces (las piscinas gigantes establecidas al efecto en ascensores para llevar a los peces río arriba o río abajo, son una suerte de burla a los flujos naturales migratorios. Cambian el clima localmente, producen devastadores desplazamientos humanos y anegamientos considerables de selva.

Pero también desde el punto de vista energético, representan una debilidad asociada a su fortaleza productiva, por estar tan altamente concentrados.

Cualquier problema en Itaipú dejaría a la zona de Sao Paulo, que se alimenta principalmente de esta represa con líneas de muy alta tensión de corriente continua, en serios problemas de supervivencia y a la red eléctrica de Brasil en graves complicaciones de estabilidad. Por otra parte, la estacionalidad de las lluvias representa otro gran reto, pues es enormemente variable según el año. Algo parecido al etanol y al biodiesel, que se producen principalmente según la cosecha de temporada y hacen variar los precios de forma apreciable según el momento.

Volvamos a la macrociudad

Pero volvamos al área metropolitana de Sao Paulo. Es la mayor ciudad de América del Sur y la sexta más poblada del mundo. Es el principal centro financiero y capital económica de Brasil. Algunas fuentes la ubican como la mejor ciudad para hacer negocios en América Latina.

2'131122 Sao Paulo y Rio desde 400 km

Figura 8. Vista desde la altura de 400 Km de la Estación Espacial Internacional del área metropolitana de la ciudad de Sao Paulo, del puerto de Santos, las próximas ciudades de Campinas y de San Sebastião, de los municipios másricos de Brasil por tener llegada de oleoducto, refinerías y sede muchas de las industrias petrolíferas marinas situadas frente a estas costas. A la derecha, la ciudad de Río de Janeiro.

La vista espacial de esta macrociudad, hace temblar cualquier análisis de huella ecológica o capacidad de sobrecarga. Pensar las distancias que deben cubrir los productos necesarios para toda esa concentración humana produce escalofríos
El parque automotriz del área de Sao Paulo es de más de 7 millones de vehículos privados y la mayor cantidad de vehículos por habitante de toda Latinoamérica. En realidad, no son muchos más vehículos por habitante que, por ejemplo, en Madrid, donde hay registrados más de 4 millones de vehículos en la Comunidad. Sao Paulo aumenta en casi 1.200 nuevos automóviles diarios; los analistas ven al auto privado como un símbolo de estatus; por otra parte, nada nuevo respecto de la visión que se tiene del vehículo privado en el resto del mundo.

La contaminación provocada por los vehículos en Sao Paulo causa 4.600 muertes cada año en la mayor ciudad brasileña, un número que triplica los fallecimientos por accidentes de tránsito, que ya son bastante numerosos, según un informe divulgado en la celebración del Día Mundial sin Automóviles.

Según la investigación del Instituto de Salud y Desarrollo Sostenible, ese tipo de contaminación es responsable por la reducción de 1,5 años de vida de la población en la región metropolitana de Sao Paulo.

A pesar de algunos esfuerzos de las autoridades municipales que han inaugurado recientemente más carriles exclusivos para autobuses, que ahora alcanzan los 243 Km de longitud, esto sigue siendo absolutamente insuficiente para aliviar los crecientes problemas de tráfico de esta ciudad.

Se da la circunstancia de que esta pequeña ganancia de los nuevos últimos carriles ha despertado la ira de muchos automovilistas privados, que ven como sus espacios para circular disminuyen todavía más y aumenta dramáticamente el tiempo de los atascos para este tipo de tráfico individual. Todo ello, en una ciudad y un país que glorifica todavía a Ayrton Senna, el famoso corredor de coches de fórmula 1, tricampeón mundial, cuya muerte por accidente en una de las carreras, paralizó el país durante tres días de luto oficial y que estos días sigue llenando el circuito donde ahora corren Vettel y Fernando Alonso en pos del mismo humo de fama.

El metro de Sao Paulo también resulta bastante insuficiente, a pesar de que el sistema posee actualmente una extensión de 74,3 kilómetros de vías férreas distribuidas en cinco líneas, conectadas por 64 estaciones. Diariamente el Metro transporta 3,5 millones de pasajeros. A finales de 2010 el Metro de São Paulo, con las obras de integración con la red de CPTM, deberá tener una extensión total de 240 kilómetros, convirtiéndolo en uno de los más extensos de América Latina. Pero todavía muy insuficiente para este tipo de población, considerando que Madrid, una ciudad mucho más pequeña, dispone de 340 Km de vías. Además, Sao Paulo no dispone ni remotamente de un sistema ferroviario que como el de cercanías de Madrid, que con sus 650 Km de red transporta de las ciudades del área metropolitana e incluso algo más allá cerca de 900.000 pasajeros diarios, con lo que toda la avenida de ciudadanos de los extrarradios se realiza por medio de transporte privado o bien transporte por autobús.

Los proyectos de ampliación de líneas de metro, van varias cabezas o mejor varias vueltas por detrás del aumento del tráfico de pasajeros. Los monorraíles que se construyen de forma onerosa sobre vías saturadas y en emergencia, no son más que parches para justificar que se hacen obras para el Mundial y violentan construcciones y edificios por los que pasan a pocos metros, desde los que los hipotéticos pasajeros verán desayunar a los propietarios de las viviendas cuyas vistas son cercenadas por estas aberraciones.

Tren aéreo 2

obras monorrail

Figuras 9 y 10. Construcción de postes de apoyo al monorraíl de Sao Paulo.

En un intento por humanizar una ciudad ya muy inhumana, el Ayuntamiento ha fijado los fines de semana y fiestas unos 120 Km de carriles exclusivos para montar en bicicleta y poder acercarse a los pocos parques que esta ciudad posee al alcance razonable de sus ciudadanos. Un ejército de contratados con chalecos brillantes y banderolas dirigen el tráfico en las muchas calles que deben cortar, para dar paso a los que tienen que atravesar los carriles marcados en algún punto.

El problema de Sao Paulo es su enorme crecimiento y su desordenado urbanismo sobre una orografía que no favorece, aunque no tiene saltos abruptos, si tiene muchas colinas ondulantes que dificultan, junto con las distancias a que obligan los desplazamientos, los traslados de los ciudadanos.

Brasil desde el aire 2

20131122 sao-paulo-7

Figuras 11 y 12. Vistas aéreas de parte de Sao Paulo, una mezcla de edificios altos de viviendas y oficinas, mezclados de forma bastante caótica con viviendas bajas y chabolas (favelas) sin la mínima infraestructura básica.

El trazado de las principales rutas dentro de la ciudad transcurre de forma muy irregular y lleva a construcciones de carreteras y autovías elevadas por doquier, para ir salvando obstáculos según la ciudad va creciendo. Como el crecimiento es rapidísimo y bastante desordenado, el resultado está en consonancia con ello.

Las infraestructuras de energía y comunicaciones son aéreas, del tipo de la mayoría de las estadounidenses y suponen unos enmarañamientos crecientes en las calles, con una dificultad considerable para ofrecer servicios adicionales a las construcciones que surgen en los huecos ciudadanos, algunas de altura considerable. Los postes de hormigón se plantan muchas veces en las aceras que terminan siendo intransitables para los peatones, sobre todo si se les suman los árboles de gran crecimiento que destrozan el pavimento.

Tendido eléctrico y de comunicaciones

Figura 13. Vista de un par de postes soportando una maraña de cables de energía para viviendas, para iluminación municipal y para comunicaciones. Los cruces con la masa de árboles y con las calles a todas las alturas, sumados a las lluvias torrenciales, provocan un sin fin de averías. A veces sobre ellos pasean macacos o monos pequeñitos.

El presupuesto de mantenimiento y reparación de estas infraestructuras tiene claramente desbordados a los responsables municipales. Independientemente de la elevada corrupción que sus dirigentes puedan cargar sobre sus espaldas, muy criticada por los ciudadanos de la misma forma que en España, en cualquier caso no debe ser sencillo mantener saneada la infraestructura de los municipios que componen el gran Sao Paulo, que es una mancha de unos 70 km. de ancho en dirección oeste-este, por unos 50 Km de ancho, en dirección norte-sur.

Aterroriza pensar en las necesidades de agua potable (que suele ser de muy irregular calidad), de saneamientos y sobre todo, de lo que no me he atrevido a investigar: los vertederos y el tratamiento de residuos sólidos urbanos para 230 millones de habitantes: distancias a recorrer, flota necesaria para la evacuación diaria de las basuras, tratamientos de reducción o quema o enterramiento, volúmenes de desechos, etc.

20131123 rio Pinheiros y vista de Sao Paulo

Figura 14. El río Pinheiros, altamente contaminado, en cuyas riberas se ha desplegado una autovía, la Marginal, que está frecuentemente colapsada. Al fondo, el puente Octavio Frias de Oliveira, conocido como Ponte Estaiada y grandes edificios construidos o en construcción al fondo.

Llegando al punto de ebullición sin notarlo

El pasado jueves 14 de noviembre de 2013, El “puente festivo” por el Día de Proclamación de la República, celebrado el 15 de noviembre, batió el récord de 306 kilómetros de embotellamiento en la ciudad y en las autopistas que comunican la capital con el interior del estado y el litoral, donde muchos buscaban pasar un fin de semana playero .

Los grandes atascos suelen estar relacionados en Sao Paulo con días de lluvia en fin de semana o por accidentes de tráfico, a los que las ranas suelen acudir para justificar el calor que existe en la olla, sino por el exceso de vehículos en movimiento tratando de salir de la ciudad.

Un viaje a la playa entre el centro de Sao Paulo y una ciudad veraniega como Joquehí, distante 150 kilómetros y que normalmente lleva unas tres horas, tardó para muchos paulistas entre siete y doce horas durante este fin de semana.

El moderno sistema de autopistas y túneles de las carreteras que unen el eje entre el gran Sao Paulo y la costa, bien sea al puerto de Santos o a las playas más al norte, tiene dos ramales principales de difícil construcción por su abrupta orografía, el de Imigrantes y Anchieta, que registraron embotellamientos con colas de casi 100 kilómetros. El tráfico para turismos y camiones se mezcla en medio de un desorden considerable. Termina por completar el caos la existencia de una refinería y plantas de producción de acero y fertilizantes de Cubatão, a 12 Km. de Santos. Esta pequeña ciudad, cercana a la vía entre Santos y Sao Paulo alberga 24 industrias, refinerías de petróleo, la fabricación de acero y fertilizantes. Ciudad rica en lo económico con una población pobre y diezmada por una horrible contaminación del aire; se conoce al área como el “Valle de la Muerte”, debido a los nacimientos de niños sin cerebro y las enfermedades respiratorias, hepáticas y de la sangre. Se clasificó entre las diez ciudades más sucias del mundo por la revista Popular Science. Es el tributo a pagar para mantener a la población que vive más arriba, en la capital financiera y comercial de Brasil.

A la gigantesca subida de mercancías desde el puerto de Santos hacia el gran Sao Paulo, la mayoría en contenedores, que alcanzan la cifra de cerca de 3 millones de TEU’s sólo en Santos (un TEU es un contenedor de 20 pies, que puede pesar unas 20 toneladas) y que significa que en promedio se descargan y mueven hacia destino entre 8 y 10.000 contenedores diarios, hay que sumar el descomunal tráfico, también por carretera, de infinidad de camiones cargados con soja (17 millones de toneladas en 2012), arroz (1 millón de toneladas), café (43 millones de sacos de 60 kilos) o azúcar (27,5 millones de toneladas) que van hacia los principales puertos, siendo el de Santos uno de los principales para la exportación, para ser metidos en cargueros, a muchos países con China adoptando un papel cada vez más importante, ya que se lleva el 17% de las exportaciones brasileñas que totalizaron en 2012 unos 246.000 millones de dólares.

La concentración de mercancías es de tal calibre que el pasado 18 de octubre de 2013 se incendiaron seis grandes almacenes de azúcar de la empresa Copersugar, la mayor empresa de este producto y exportadora de etanol, destruyendo 180.000 metros cúbicos de azúcar el pasado 18 de octubre, que crearon, en palabras de algunos testigos presenciales, un verdadero tsunami de caramelo en la zona superando el realismo mágico de García Márquez o los deseos de Juan Luis Guerra de que llueva café en el campo.

El anuncio de que esta temporada se espera la mayor producción de soja de la historia de Brasil y la tercera mayor de maíz, va acompañada de un verdadero colapso portuario en los principales puntos de salida del producto, verdaderos cuellos de botella.

Como es lógico, el deterioro de las principales vías de circulación con este enorme tráfico pesado y su aumento incesante es evidente y a su vez produce numerosas averías en coches y camiones que tienen que sortear constantemente los baches y agujeros que ellos mismos crean, sin apenas tiempo para repararlos, aumentando sus costes, tanto por averías, como por el tiempo extra que necesitan para llevar la carga a destino.

En un caso conocido, un contenedor con la mudanza de una persona que salió de Campinas, cerca de Sao Paulo el mes de julio de 2013, recibió el contenedor en Bogotá a finales de octubre.

En el tráfico urbano, los embotellamientos no sólo son debidos a los fines de semana lluviosos o para salir a las playas. El día a día dentro de la ciudad puede ser horrible en el tráfico. Un simple ciudadano que choca con un poste lo derriba y ocupa tres carriles de una gran vía, deja todo Sao Paulo colapsado durante medio día.

La duración promedio de un desplazamiento entre un lugar cualquiera del centro de Sao Paulo y su aeropuerto internacional, el de Guarulhos, debe estimarse, por razones de seguridad, en unas tres horas. El día del gran atasco, un conocido que volvía a Madrid, salió de la oficina a las 15.00 horas para tomar un vuelo a las 21.00 horas y perdió el vuelo, llegando al aeropuerto una hora más tarde de la salida. La gran mayoría del pasaje que salía de Sao Paulo también lo perdió.

No hay rutas alternativas o de peaje para que los que tienen medios se puedan ahorrar parte de su tiempo. La única que se practica, consiste en utilizar helicópteros, desde grandes edificios corporativos que los poseen para desplazarse por la ciudad.

Algunos paulistas presumen de tener la ciudad con la mayor flota de helicópteros del mundo para estos usos . Es la salida que se le ocurre a la rana con posibilidades económicas cuando intuye que el agua de la olla está calentándose y se encuentra algo molesta: se paga un refrigerador portátil peor sigue en la olla, que es dónde tiene el negocio.

Sao Paulo es el único sitio del mundo que he conocido en el que muchos departamentos de Recursos Humanos de las empresas valoran como un gran activo, por encima de otros, que el aspirante a un puesto de trabajo, viva relativamente cerca de la oficina o centro en el que trabajará. Sus conocimientos y aptitud para el puesto se valoran después.

Cuando millones de personas trabajadoras necesitan un promedio de dos horas para ir de casa al trabajo y otro tanto para volver, suponiendo que su trabajo es de 8 horas diarias, significa esto que deben emplear un 50% adicional de su tiempo y esfuerzo sólo para llegar a trabajar. El símil para estas inmensas agrupaciones urbanas modernas, podría ser el equivalente al de las pequeñas tribus africanas que viven en la franja limítrofe del creciente desierto del Sahara y que a medida que este crece, se ven obligadas a andar más y más para recoger leña para cocinar o para conseguir agua potable, en la medida de sus limitadas fuerzas y caminando, que son tres o cinco kilómetros desde sus aldeas, ya que no poseen medios de transporte con motores de combustión. En el caso de los habitantes de Sao Paulo o ciudades enormes equivalentes, el límite en la movilidad motorizada pueden ser quizá 40 ó 50 km de distancia entre hogar y centro de trabajo ¿Cuándo llega el momento del colapso para unos y otros, por la imposibilidad física? ¿Cuáles son los límites del gasto económico y energético soportable?

Obviamente, para los optimistas, cabe la posibilidad de que mejoren las infraestructuras radicalmente (algo que ahora no veo) y que el aumento de población no conlleve un aumento del consumo, por mejora de rendimientos. Eso sería creer mucho en el futuro y en la mejora de los rendimientos o la mayor eficiencia tecnológica.

Veremos qué depara el futuro. Al menos Brasil está exportando alimentos básicos y tiene energía cercana a la autosuficiencia. Pienso también en cómo afectaría a grandes poblaciones humanas, tan grandemente dependientes de alimentos que les llegan del otro lado del mundo, que Brasil, por causa de un colapso social, energético o de cualquier tipo, dejase de exportar la enormidad de alimentos que ahora exporta. Los cordones umbilicales de esta sociedad moderna, tan tecnificada y mecanizada, son hilos muy frágiles del soporte vital de cientos de millones de personas, que esos mismos millones de personas creen que jamás podrán cortarse. Mejor que sigan así.
Pedro Prieto.

Sao Paulo, 27 de noviembre de 2013.


World Energy Outlook 2013

Actualización: por lo visto hay más con el tema de la supuesta era de abundancia petrolera que no lo es tanto, el Financial Times titula “International Energy Agency warns of future oil supply crunch“. Y cita a Fatih Birol, que antes de la fiebre del fracking y el shale oil, era el vocero del lado pesimista de la AIE (algo que se lo debemos a los pikoleros, peak oilers o como se diga). La cosa va de que los productores de Oriente Medio, ante tanta propaganda sobre el futuro brillante de la producción petrolera estadounidense, están en plan “verlas venir”, y podrían estar aplazando sus inversiones en capacidad de producción. Pero el propio WEO 2013 advierte de que la producción de shale oil llegará a su cima en 2020, contradiciendo así todo el hype que nos han vendido sobre los EE.UU. y su retorno al primer puesto del ranking de productores de petróleo. ¿Quién dijo que el peak oil estaba muerto? Ahora nos dice Birol que lo que necesitamos es otra ronda, más cara que la anterior, y rezar para que no se note nada (léase, se hunda la “economía” de nuevo).

* * *

Hoy se ha publicado el World Energy Outlook 2013, publicación que edita la Agencia Internacional de la Energía (agencia que pagamos con nuestros impuestos todos los nacionales de los países de la OCDE). Suele ser un tocho enorme, y aún no lo tengo, pero me han llamado la atención estos dos párrafos de la presentación:

Technology and high prices are opening up new oil resources, but this does not mean the world is on the verge of an era of oil abundance.

(…)

Energy-related carbon-dioxide emissions are projected to rise by 20% to 2035, leaving the world on track for a long-term average temperature increase of 3.6 °C, far above the internationally-agreed 2 °C climate target.

Respecto al petróleo, nada que decir que no sepamos ya, lo que para unos es muestra de abundancia para otros (al menos para mi) es sintoma de que estamos ya rebañando el plato. En cuanto al tema de las emisiones de GEH, en el WEO 2008 se nos decía que

El sistema energètico mundial se encuentra en una encrucijada. Las tendencias actuales del subministro y consumo de energía son claramente insostenibles, tanto desde el punto de vista ambiental como del económico y social.

En el WEO 2011 se nos decía esto

Hay pocos signos que indiquen que esté en marcha el urgente cambio de rumbo necesario en las tendencias energéticas mundiales. No podemos permitirnos retardar más los esfuerzos necesarios para afrontar el cambio climático si se pretende limitar la temperatura media mundial a 2º. El camino emprendido hasta ahora resulta en una peligrosa elevación de la temperatura en 6ºC o incluso más.

Y el año pasado el WEO 2012 decía esto:

Teniendo en cuenta los nuevos desarrollos y políticas, el mundo todavía no ha puesto el sistema energético global en un camino más sostenible. La demanda global energética crece más de un tercio hasta el 2035,  de la cual un 60% corresponde a la China, India y Oriente Medio. A pesar del crecimiento de las fuentes energéticas bajas en carbono, los combustibles fósiles son todavía dominantes en el conjunto de la energía mundial.

Teniendo en cuenta la inercia que llevamos y lo costoso que es cambiar el sistema energético mundial, algo que sin duda saben los expertos que escriben el WEO, me pregunto qué van a decir en los próximos años. Igual cierran la AIE y el WEO, total, para lo que sirven…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 110 seguidores